• Crystal

Mitos Principales del Colesterol

Actualizado: 3 de mar de 2019



Mito: El Colesterol es Malo.

Propiamente, el colesterol no es malo. Si lo fuera, su hígado no lo produciría (muchos ignoran que el hígado produce alrededor de las tres cuartas partes o más del colesterol de su cuerpo así de importante es el colesterol).

Muchos de los alimentos más saludables resultan ser ricos en colesterol y grasas saturadas, sin embargo, desde principios de la década de 1950, el colesterol es satanizado a raíz de la divulgación de la investigación errónea de Ancel Keys.

En realidad, el colesterol tiene muchos beneficios para la salud. Por ejemplo, desempeña un papel fundamental en regular los procesos proteicos involucrados en la señalización celular, y es posible que también regule otros procesos celulares.

Se sabe que el colesterol desempeña un papel vital dentro de sus membranas celulares, pero la investigación sugiere que el colesterol también interactúa con proteínas dentro de sus células, añadiéndole aún más importancia. Nuestro cuerpo está compuesto de trillones de células que necesitan interactuar entre sí.

El colesterol es una de las moléculas que permiten que se realicen estas interacciones. Por ejemplo, el colesterol es el precursor de los ácidos biliares, por lo que, sin suficiente cantidad de colesterol, su sistema digestivo puede verse afectado negativamente.

También juega un papel esencial en el cerebro, el cual contiene aproximadamente 25 % del colesterol de su cuerpo. Es fundamental para la formación de la sinapsis, es decir, las conexiones neuronales, las cuales le permiten pensar, aprender cosas nuevas y formar recuerdos.

Mito: El Colesterol Alto Es Causado por lo Que Come.

Esto es simplemente falso. El factor más importante en el colesterol no es la alimentación, sino la genética o la herencia. El hígado está diseñado para eliminar el exceso de colesterol de su cuerpo, pero la genética juega un papel importante en la capacidad del hígado para regular el colesterol a un nivel saludable.

Tomemos, el ejemplo de personas con hipercolesterolemia familiar genética. Esta es una enfermedad caracterizada por unos niveles de colesterol anormalmente altos, que tienden a resistentes a disminuir sus niveles al utilizar estrategias de estilo de vida como alimentación y ejercicio.

Además, el consumo de alimentos nutritivos ricos en colesterol no es algo por lo que deba sentirse culpable; son beneficiosos y no le provocarán tener mayores niveles de colesterol como posiblemente haya escuchado. Se estima que sólo el 20 % de sus niveles de colesterol en la sangre proviene de su alimentación.

Una encuesta en adultos de Carolina del Sur no encontró ninguna correlación entre los niveles de colesterol en la sangre con los llamados "malos" hábitos alimenticios, como el consumo de carne roja, grasas animales, mantequilla, huevos, leche entera, tocino, salchichas y queso.

Si todavía está preocupado por el colesterol presente en su alimentación, vea las Directrices Alimenticias del 2015 de Estados Unidos, que fueron recientemente publicadas. Recientemente, en el 2010, las directrices alimenticias de los Estados Unidos describieron a los alimentos ricos en colesterol como "alimentos y componentes alimenticios para reducir".

Se aconseja a las personas comer menos de 300 miligramos (mg) por día, a pesar de la creciente evidencia de que el colesterol alimenticio tiene muy poco que ver con los niveles de colesterol en su cuerpo.

Las últimas directrices finalmente han eliminado esta errónea sugerencia, e incluso agregaron a las yemas de huevo en la lista de fuentes sugeridas de proteína.

El cambio largamente esperado llegó a través del asesoramiento del Comité Asesor para las Directrices Alimentarias (DGAC, por sus siglas en inglés), que reconoció lo que muestra la ciencia, que "el colesterol no se considera un nutriente que sea motivo de preocupación por su consumo excesivo".

Mito: El Nivel de Colesterol Debería Ser el Mismo en Todas las Personas.

¿Cuál sería una cantidad saludable de colesterol? Eso depende. A pesar de lo que su médico pudiera decirle, no hay ninguna regla que diga que el colesterol total de todas las personas deba ser inferior a 200 miligramos por decilitro (mg / dl) y que su nivel de LDL deba ser menor a 100 mg / dl.

Además, esto le dirá muy poco acerca de su riesgo de enfermedad cardíaca. Si su médico le indica que su nivel de colesterol es demasiado alto, basándose en el perfil lipídico estándar, es importante tener una idea más completa --sobre todo si tiene antecedentes familiares de enfermedad cardíaca u otros factores de riesgo.

Para empezar, puede pedir un Lipoperfil NMR, el cual analiza el tamaño de las partículas de colesterol LDL.

Las partículas grandes de LDL no son perjudiciales. Sólo las pequeñas partículas de LDL densas podrían ser el problema, ya que pueden pasar a través del revestimiento de las arterias. Si se oxidan, pueden causar daño e inflamación.

Algunos grupos, como la Asociación Nacional de lípidos (NLA, por sus siglas en inglés), están empezando a cambiar el enfoque hacia el número de partículas de LDL en vez de los niveles de colesterol total y de LDL, con el fin de evaluar mejor el riesgo de enfermedades cardiacas. Sin embargo, esto aún no ha impactado a los medios de comunicación.

Además, las siguientes pruebas pueden proveerle un mejor análisis de su riesgo de enfermedad cardíaca, que el colesterol total por sí solo:

Relación de Colesterol total/HDL (o índice de Castelli): Su porcentaje de HDL es un factor muy fuerte de riesgo de enfermedad cardíaca. Solo divida su nivel de HDL entre su nivel de colesterol total. Ese porcentaje debería ser, idealmente, mayor a 24 %.Índice Triglicéridos/HDL: También puede hacer lo mismo con sus niveles de triglicéridos y de HDL. Ese porcentaje debería ser menor a 2 %.Su nivel de insulina en ayunas: Cualquier comida o snack alto en carbohidratos, como la fructosa y los granos refinados, generan un rápido aumento de glucosa en la sangre y luego de insulina, para compensar un mayor nivel de azúcar en la sangre.

La insulina liberada por comer demasiados carbohidratos, estimula la acumulación de grasa y dificulta que su cuerpo elimine el exceso de peso. El exceso de grasa, especialmente alrededor de su vientre, es uno de los principales agentes que contribuyen a las enfermedades cardiacas.

Su nivel de azúcar en sangre en ayunas: Los estudios han demostrado que las personas con un nivel de azúcar en la sangre en ayunas de 100-125 mg/dl tenían un riesgo casi 300 % mayor de enfermedad coronaria, en comparación con las personas con un nivel menor a 79 mg/dl.Su nivel de hierro: El hierro puede ser un estresor oxidativo muy potente, por lo que si tiene un exceso en los niveles de hierro puede dañar los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas. Idealmente, debe controlar sus niveles de ferritina y asegurarse de que no estén muy por encima de los 80 ng/ml.

Si están elevados, la forma más sencilla para disminuirlos donando sangre. Si eso no es posible, puede tener una flebotomía terapéutica y eso eliminará eficazmente el exceso de hierro de su cuerpo.

Mito: Los Niños No Pueden Tener el Colesterol Alto.

Es posible que los niños lleguen a tener niveles altos de colesterol, lo cual suele ser debido a un problema del hígado que hace que el hígado no pueda eliminar el exceso del colesterol en el cuerpo. Los cambios en el estilo de vida, incluyendo hacer ejercicio, limitar el consumo de azúcar, y comer alimentos reales (no procesados) a menudo le ayudará a restaurar los niveles saludables.

Mito: La Margarina es Mejor Que la Mantequilla Para el Colesterol.

La mantequilla, especialmente la mantequilla cruda y orgánica, hecha de leche de vacas alimentadas con pasto, es una fuente de nutrición y grasas alimenticias. La investigación indica que la mantequilla podría tener beneficios para su salud tanto a corto como a largo plazo.

Un estudio sueco encontró que los niveles de grasa en la sangre son más bajos después de una comida rica en mantequilla que después de comer una comida rica en aceite de oliva, aceite de canola, o aceite de linaza.

Además, sustituir las grasas animales saturadas con grasas poliinsaturados omega-6 de origen vegetal (es decir, margarina) está vinculado a un riesgo mayor de muerte entre los pacientes con enfermedades cardiacas, de acuerdo con un estudio del British Medical Journal (BMJ, por sus siglas en inglés) realizado en el 2013.

Intercambiar margarina en vez de mantequilla saludable es lo contrario a lo que su cuerpo necesita para la salud cardiaca, y he aquí la razón de esto. Se ha demostrado que las grasas saturadas aumentan el colesterol HDL un beneficio y también podrían aumentar el colesterol LDL.

Este último, tampoco es necesariamente malo, ya que la investigación ha confirmado que el consumo de grasas saturadas aumenta los niveles de las partículas grandes y esponjosas de LDL del tipo que no contribuye a las enfermedades cardíacas. Además, incluso el consumo de grasas saturadas puede transformar al colesterol LDL pequeño y denso en su cuerpo por el colesterol LDL saludable, grande y esponjoso.8,9

Por otro lado, históricamente, la margarina ha tenido grasas sintéticas trans, el peor tipo de grasas artificiales hechas por el hombre, las cuales aumentan los niveles del colesterol LDL pequeño y denso y el riesgo de enfermedades crónicas. Fuente: Dr. Mercola

© 2020 by Crystal Topete.

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White YouTube Icon